Avances recientes en cirugía artroscópica

El campo de la cirugía artroscópica ha experimentado una serie de avances increíbles en los últimos años. Gracias a las últimas técnicas, ahora los cirujanos pueden realizar incisiones más pequeñas; con menos disección de tejido, las cirugías ahora tienen una mayor tasa de éxito y los pacientes disfrutan de un tiempo de recuperación más rápido. Para apreciar plenamente los últimos avances en esta forma de cirugía, primero debemos explicar qué es y mirar hacia atrás en su historia. Una vez que se ha cubierto esto, este artículo examina los tipos más comunes de cirugía artroscópica y analiza el impacto de las nuevas tecnologías y técnicas.

¿Qué es la artroscopia?

Es esencialmente un procedimiento quirúrgico utilizado por cirujanos ortopédicos para ver, diagnosticar y tratar cualquier problema que se encuentre dentro de una articulación. La palabra proviene del griego «artro» (que significa articulación) y «skopein» (que significa mirar). Durante un examen de esta naturaleza, un cirujano creará una pequeña incisión en la piel del paciente antes de insertar instrumentos en miniatura que contienen un sistema de iluminación y una pequeña lente. Esto hace que sea más fácil ver el interior de la articulación, ya que sus estructuras están magnificadas e iluminadas.

La luz se transmite a través de fibra óptica hasta el extremo del artroscopio. Como está conectado a una cámara de televisión, el cirujano puede ver el interior de la articulación a través de la pequeña incisión. El cirujano puede inspeccionar el cartílago y los ligamentos e incluso puede ver debajo de la rótula, por ejemplo. Esto hace que sea fácil para un cirujano experimentado diagnosticar problemas con precisión y trabajar para solucionarlos. La pequeña incisión significa menos daño y un tiempo de recuperación sustancialmente más rápido.

¿Cómo se realiza?

Aunque la cirugía artroscópica es más fácil para el cuerpo que la cirugía «abierta», los pacientes aún necesitan algún tipo de anestesia, que depende de dónde se encuentre el sitio de la cirugía. Se hará una pequeña incisión para que se pueda insertar el artroscopio. Es posible que se hagan varias otras incisiones para ver otras áreas de la articulación o para insertar más instrumentos.

En un momento, un artroscopio solo se utilizó como herramienta de diagnóstico para la planificación de la cirugía abierta. Con la mejora de las técnicas quirúrgicas y la instrumentación, se pueden tratar un número cada vez mayor de afecciones mediante cirugía artroscópica. Por ejemplo, es cada vez más común tratar la mayoría de los desgarros de menisco mediante cirugía artroscópica.

Recuperación

Una vez que se haya completado el procedimiento, se usará un apósito para cubrir la (s) incisión (es). Luego, se llevará a los pacientes a una sala de recuperación, pero muchas personas no requieren ningún tipo de analgésico. Antes de ser dado de alta, su cirujano le proporcionará detalles sobre cómo cuidar las incisiones y también le dará una lista de ejercicios que debe realizar para acelerar la recuperación. Habrá una cita de seguimiento en la que el cirujano inspecciona las incisiones y retira las suturas antes de hablar sobre su programa de rehabilitación.

En la mayoría de los casos, las pequeñas heridas punzantes solo tardan unos días en sanar. Normalmente, el apósito se retira al día siguiente del procedimiento y se colocan tiras adhesivas sobre las heridas. Aunque se siente poco dolor después de la cirugía y las heridas se curan muy rápidamente, la articulación aún puede tardar algún tiempo en recuperarse al 100 por ciento.

El programa de rehabilitación mencionado anteriormente que se prescribe a los pacientes está diseñado para acelerar este proceso. Aunque la cirugía artroscópica está produciendo resultados increíbles, todavía no se tiene en cuenta el tiempo de recuperación individual. Aquellos que ya están en buena condición física se recuperarán mucho más rápido que los que no practican actividad atlética.

Historia de la artroscopia

Pocos avances ortopédicos en los últimos 100 años pueden igualar la impresión que ha tenido la cirugía artroscópica en el panorama médico. El primer caso de este tipo de cirugía ocurrió en 1918 cuando el profesor Kenji Takagi realizó una artroscopia en la rodilla de un cadáver usando un cistoscopio. En la década de 1950, un estudiante de Takagi llamado Dr. Masaki Watanabe ayudó a mejorar el campo de la artroscopia.

Ayudó a desarrollar artroscopios para que pudieran usarse para examinar articulaciones y publicó el «Atlas de artroscopia » junto con varios compañeros. Aproximadamente al mismo tiempo, el Dr. Eugene Bircher comenzó a usar artroscopios en pacientes vivos en los Estados Unidos y publicó los resultados de estas cirugías. En la década de 1980, era posible utilizar artroscopios para cirugía, y en su parte posterior se desarrollaron una serie de nuevas técnicas e implementos. Hasta la fecha, las articulaciones de los hombros y las rodillas han obtenido el mayor beneficio. Con una mayor experiencia y modelos de entrenamiento de simulación mejorados, la curva de aprendizaje para la cirugía artroscópica también ha disminuido, y esto solo puede ser una buena noticia para el futuro.

Avances en artroscopia

Las recientes mejoras en las imágenes en 3D, las técnicas quirúrgicas y la instrumentación significan que los cirujanos ahora pueden realizar lo que alguna vez fueron «cirugías abiertas» a través de la artroscopia. Ahora es posible realizar una cirugía para problemas de cadera sin hacer grandes incisiones ni dislocar la cadera.

La artroscopia de cadera es exigente debido al gran complejo de músculos que cruzan la articulación, pero los nuevos avances tecnológicos hacen que sea más fácil que nunca reducir el nivel de dificultad involucrado. A continuación, se muestran algunos avances en la artroscopia de cadera.

Síndrome de chasquido interno de la cadera

Los pacientes que padecen este problema experimentan una desagradable sensación de dolor debido al deslizamiento del tendón iliopsoas una vez que cruza la cabeza femoral anterior o la eminencia iliopectínea. Gracias a técnicas avanzadas en el campo de la artroscopia de cadera, el cirujano puede pasar a través del compartimento central de la cadera durante la cirugía y hacer una pequeña ventana para localizar y liberar el tendón.

Tratamiento de la cápsula

Anteriormente, los cirujanos tenían que cortar la cápsula y extraer cantidades significativas para llegar a la cadera. Con los nuevos avances en las operaciones artroscópicas, los cirujanos pueden cerrar la cápsula una vez que se ha cortado. El resultado es la minimización de la cápsula que debe cortarse, por lo que el paciente disfruta de una mejor estabilización de la cadera.

La mesa de Hana

Este se ha comercializado como un «asistente de cirujano» debido a su capacidad para reducir los tiempos de recuperación de los pacientes. Es una mesa giratoria que permite a los cirujanos realizar una cirugía mínimamente invasiva. Está diseñado específicamente para la artroscopia de cadera y rodilla y permite la rotación externa y la hiperextensión durante el reemplazo de cadera.

Gracias a la mesa Hana, los cirujanos pueden colocar a los pacientes para asegurarse de que no se corten músculos, lo que significa que ahora es posible una incisión de 5 pulgadas o menos. Antes de esta innovación, se requerían incisiones de al menos 10 pulgadas. Los cirujanos pueden llegar a la articulación de la cadera desde el frente en lugar de la espalda o desde el costado, por lo que esto minimiza el trauma debajo de la piel. Al pasar entre los músculos, los cirujanos dejan los tejidos de la espalda y los costados en paz, mejorando así la estabilidad después de la cirugía y disminuyendo la estadía del paciente en el hospital. No es inusual que se permita a los pacientes salir de un centro médico dentro de las 48 horas posteriores a la cirugía.

Avances tecnológicos

El sistema quirúrgico da Vinci

Este es sin duda uno de los avances más comentados en el campo de la artroscopia. Es una plataforma robótica que permite a los cirujanos realizar procedimientos con mayor comodidad y con un grado extraordinario de precisión. Fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en 2000 y, hasta la fecha, se han realizado aproximadamente 1,5 millones de procedimientos utilizando el sistema quirúrgico da Vinci. Solo se han vendido unos pocos miles de sistemas, y con un precio de alrededor de $ 2 millones para la versión Si del sistema, esto no es una sorpresa. Sin embargo, parece que se trata de dinero bien gastado, porque los resultados que produce son asombrosos.

La consola está ubicada en la misma habitación que el paciente y hay un carro al lado del paciente con cuatro brazos robóticos. El cirujano controla los brazos desde la consola; tres de los brazos están diseñados para sostener instrumentos como escalpelos y tijeras. El diseño articulado de las manos robóticas supera con creces el rango de movimiento natural de un ser humano, lo que garantiza un mayor grado de precisión. El cirujano se sienta en la consola y sus ojos y manos permanecen alineados con los instrumentos; el cirujano también solo necesita mover sus manos para mover los instrumentos. El resultado es una mayor precisión, incisiones más pequeñas, menos pérdida de sangre en el paciente y un mejor tiempo de recuperación.

Mazor Robotics Renaissance System

Este es otro avance tecnológico diseñado para reducir el tiempo de recuperación al hacer que los cirujanos sean más precisos durante los procedimientos. Está diseñado específicamente para cirugía de columna y, hasta la fecha, el sistema se ha utilizado con éxito en decenas de miles de casos en todo el mundo. Utiliza una planificación basada en imágenes e instrumentación guiada para garantizar que las cirugías de columna tengan una precisión de hasta 1,5 mm.

El modelo Renaissance tiene un sistema de guía con seis patas, una estación de trabajo y un software de planificación previa en 3D, que puede ejecutarse en una estación de trabajo o incluso en una computadora personal. Normalmente, un procedimiento que utiliza el modelo Renaissance se parece a esto:

  • Planificación: Cada paciente tiene necesidades diferentes, por lo que se presenta un plano único en un entorno virtual 3D.
  • Montaje: Debido a la unión rígida de cada paciente, puede estar seguro de que habrá la máxima precisión durante el procedimiento.
  • Sincronizando: El sistema de montaje se sincroniza instantáneamente con el plano quirúrgico a medida que se muestran dos imágenes de fluoroscopia.
  • Operando: Todos los implantes y herramientas se utilizan para operar en el sitio con un increíble nivel de precisión.

El futuro

Dadas las increíbles innovaciones que ya hemos visto, casi se siente codicioso estar considerando el futuro, ya que deberíamos estar disfrutando de los avances que ya tenemos. Sin embargo, el campo de la medicina debe seguir avanzando y empujar los límites de la ciencia moderna.

Ingeniería de tejidos

Claramente, el futuro de la cirugía artroscópica depende de nuevos avances tanto en biología como en tecnología. Ya estamos viendo la implementación de la ingeniería de tejidos, ya que se está utilizando en cirugía. Es probable que veamos la ingeniería de tendones y tejidos musculares en un futuro próximo, ya que ya se están realizando numerosos estudios y pruebas. Es de esperar que la artroscopia implique la inserción de estos tejidos cuando estén disponibles.

Agujas más pequeñas

Ya estamos viendo artroscopios con aguja que tienen aproximadamente el tamaño de una aguja de calibre 18. Pronto será posible realizar ciertos procedimientos en el consultorio de un médico con anestesia local.

Nanobots

Imagine someterse a una cirugía sin la necesidad de dejar cicatrices en absoluto. Se le perdonará por pensar que esto es cosa de ciencia ficción, pero podría ser posible combinando las tecnologías que ya existen. Quizás algún día podamos inyectar nanobots en la articulación del hombro, por ejemplo. Los nanobots son robots basados ??en carbono que miden menos de 100 nanómetros (de ahí el nombre); son tan pequeños que es imposible verlos a simple vista.

Teóricamente, podría ser posible tener nanobots equipados con cámaras, lo que nos permitiría verlos y controlarlos. Las moléculas de monómero de etileno inyectadas podrían manipularse y colocarse en las regiones dañadas de la articulación. Luego, el monómero sería irradiado por un pequeño emisor de rayos gamma que se encuentra dentro del nanobot. El resultado sería una polimerización por radicales libres que hace que los monómeros se combinen y formen una sustancia que es lo suficientemente fuerte y flexible como para reparar el área dañada. El sistema linfático del cuerpo podría eliminar los nanobots en unos pocos días.

Obviamente, esto es un largo camino hacia el futuro y probablemente parezca inverosímil. Por otra parte, pocas personas hubieran pensado que estaríamos usando robots para completar cirugías complejas hace solo 20 años.

Conclusión

Las posibilidades de la cirugía artroscópica parecen ser casi infinitas. Ya hemos entrado en una edad de oro, y ¿quién sabe qué nos depara el futuro? Incluso si la tecnología nanobot mencionada anteriormente no se materializa en el escenario descrito anteriormente, son inevitables nuevos avances. Tal como están las cosas, la cirugía artroscópica se encuentra en un gran lugar y tiene la capacidad de reparar un cuerpo dañado con un daño mínimo del tejido muscular y un tiempo de recuperación reducido.

Recursos

  • el esta limpio

  • hombrodoc

  • orthoinfo.aaos

  • healio

  • tricitymed.org

  • ortopedia beaumont

  • mayoclínico

  • cirugia

  • salud de la columna

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat