Cómo se adaptan los bebés al estado fisiológico de su madre

La imagen clásica en Año Nuevo donde el viejo Father Time representa el año que acaba de terminar mientras el bebé de Año Nuevo con un banderín emerge en el escenario, presagia la estrella icónica de una conferencia a la que asistí recientemente en San Diego. Patrocinado por la Asociación de Psicología y Salud Prenatal y Perinatal (APPPAH), el congreso internacional abordó los descubrimientos científicos y psicosociales centrados en «el bebé consciente».

Fundada en 1983 por el psiquiatra canadiense Thomas R. Verny MD y David Chamberlain PhD, APPPAH comenzó como un pequeño grupo de personas que compartían un interés en la sensibilidad y la conciencia de los bebés.

Barbara Decker, coordinadora de membresía y educadora de padres, explica: «Su premisa es que los bebés están teniendo experiencias en el útero que les dan la bienvenida o no son bienvenidos, experimentan miedo o amor que están imprimiendo al bebé en el útero».

Los miembros están de acuerdo en que las experiencias prenatales en el útero, así como el trabajo de parto, el parto y la lactancia son formativas para los bebés y los padres, al tiempo que establecen patrones de sociabilidad que se extienden a lo largo de la vida.

Fieles a su misión de educar a las personas, los investigadores presentan descubrimientos científicos para demostrar que los bebés son seres conscientes y sensibles. La evidencia muestra que lo que experimenta un bebé durante su concepción, embarazo y nacimiento crea consecuencias para toda la vida.

El discurso de apertura del Dr. Verny marcó el comienzo del evento detallando los avances en neurociencia y su relevancia para la psicología pre y perinatal. Como explicó Decker, «la neurociencia está demostrando que las hormonas del estrés crónico que fluyen a través de la madre están produciendo cambios arquitectónicos en el cerebro del bebé preparándolo para una vida de miedo y protección en lugar de amor y compasión. La concepción y los siguientes nueve meses hasta el nacimiento, dan la base para una inteligencia emocional y una autoestima saludables o una vida de miedo y necesidad de protección «.

La investigadora del desarrollo Katharine Monk, PhD, de la Universidad de Columbia, presentó importantes descubrimientos sobre lo que ella llama «la díada madre-bebé durante el embarazo». Debido a su desarrollo cerebral, el feto percibe la vida de su madre y se ve afectado por ella. Monk detalla cómo, a mediados del embarazo, la mayoría de las 80-90 mil millones de neuronas que poseemos los adultos ya están producidas. La migración neuronal (cuando las neuronas se desplazan hacia sus ubicaciones) alcanza su punto máximo a mediados del embarazo y se forman 40.000 nuevas sinapsis cada segundo a finales del tercer trimestre.

Para el tercer trimestre, las redes motoras, visuales, auditivas, frontales y temporales del feto están operativas. Después del nacimiento, los bebés prefieren la leche materna de su madre a la de otra madre porque el olor del líquido amniótico es similar al de la leche materna. Los bebés prefieren la voz de su madre a la de otra mujer, ya que después de nueve meses juntos, el bebé se ha acostumbrado a los tonos prosódicos de su propia madre.

Monk destaca que, aunque el feto está oculto, todavía es receptivo a las transmisiones maternas y que esta vez representa una excelente oportunidad para la intervención. La neuroplasticidad se refiere a cómo las influencias dan forma al cerebro a lo largo del desarrollo. Monk cita investigaciones que muestran que los cerebros se forman de manera diferente según la ansiedad de la madre durante el embarazo. La madre se comunica con su feto, a través del cortisol que atraviesa la placenta, para estar preparada para un mundo peligroso. La correspondencia entre el bebé y su entorno considera si los padres y el niño son una buena combinación. Si un bebé reactivo tiene una madre reactiva, ambos se sentirán incómodos.

Una intervención que Monk ha desarrollado comienza en el embarazo y se enfoca en tres áreas. Estos incluyen, optimizar la regulación del bebé que considera que una madre quiere lo mejor para su bebé, por lo que aprende herramientas que ayudarán a su bebé a dormir. La atención plena es otro punto focal. Esta práctica saludable se introduce para enseñar a la madre habilidades para regular su propio estado subjetivo y fisiológico. Y finalmente, se incluye educación psicológica y del desarrollo para que la nueva mamá aprenda qué esperar de su bebé.

La intervención de Monk, que ella llama PREPP (Recursos prácticos para una crianza posparto eficaz) comienza con visitas durante el embarazo, después del parto y durante el período posparto. Las mamás participantes tienen cero desgaste y mantener el rumbo reduce la incidencia de depresión posparto en un 50%. Este protocolo robusto debe implementarse en todas partes. Su éxito radica en el hecho de que elimina el estigma de buscar tratamiento de salud mental para la depresión posparto y, en cambio, reconoce a la madre y al niño como una díada: la intervención es para ambos.

Otro orador experto en desarrollo moral destacó la importancia del cerebro en desarrollo.

La psicóloga Darcia Narvaez, PhD de la Universidad de Notre Dame, presentó su investigación «El nido evolucionado: lo que los niños necesitan para prosperar». Narváez considera que los primeros 18 meses de vida son un momento crucial para el desarrollo del cerebro, lo que denota la necesidad de un entorno protector enriquecido al que ella llama el nicho de desarrollo evolucionado, también conocido como «el nido».

Los beneficios del nido incluyen la autorregulación, como la forma en que el niño se enfrenta a eventos inesperados y se adapta al estrés. El niño que evoluciona del nido protector evoca una inteligencia ágil sobre cómo llevarse bien en el mundo y con el mundo.

Los componentes del nido incluyen una experiencia de parto relajante; amamantamiento; capacidad de respuesta a las necesidades del bebé; afecto; juego al aire libre: para desarrollar el cerebro derecho implícito; y cuidadores adultos que brindan relevo y capacitación a los nuevos padres. Según Narváez, el contexto es (basado en el desarrollo de nuestro cerebro al nacer) que deberíamos estar en el útero durante otros 18 meses. Cuando no se proporciona el nido, el bebé sufre.

Una experiencia de parto relajante incluye conectar a la madre y al bebé con el contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento para fomentar la lactancia (la leche nos define como mamíferos, es decir, que poseen glándulas mamarias). La leche materna es líquida, lo que significa que los bebés deben digerirla con frecuencia. La leche materna es alimento vivo y puede detectar a través de la saliva del bebé si el bebé tiene un virus y la leche produce el anticuerpo para el virus. Si el bebé pesa muy poco, la leche materna lo detecta y produce más grasa.

Resumiendo, Narváez nos aconseja devolver la ternura a todas las relaciones con niños pequeños y adolescentes. El nido proporciona esa ternura e incluye: el parto relajante, la lactancia materna a pedido de los bebés, la capacidad de respuesta (no permita que los bebés lloren hasta quedarse dormidos, ya que crea cortisol que derrite sus neuronas), afecto (sin azotes ni coacción), juego libre afuera y cuidadores adultos amigables que fomentan un clima positivo para que el niño se sienta amado. Cuando se proporciona el nicho, se producirá un desarrollo óptimo.

Drs. El trabajo de Verny, Chamberlain, Monk y Narváez hace justicia al APPPAH y representa el calibre de los académicos que contribuyen a la conversación. La asociación ofrece muchas oportunidades educativas, incluido un curso en línea para educadores de psicología pre y perinatal, así como congresos regionales e internacionales. Una visita a su sitio web le presentará sus recursos multimedia de archivo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat