Cuatro discusiones con los padres relacionadas con la salida de un estudiante de educación especial

Hay varios niños pequeños y niños en edad escolar que responden a la educación especializada y se les recomienda que salgan de los servicios de educación especial. Es importante señalar que estas son decisiones de equipo que involucran tanto al personal de la escuela como a los padres. Aquí hay cuatro discusiones importantes para hacer de esta salida una transición sin problemas para el estudiante y sus familias:

Proporcionar a los padres información sobre el proceso

Cuando hable con los padres sobre la próxima reunión de elegibilidad, asegúrese de informar a los padres que se tomará la decisión de retirar al estudiante de los servicios de educación especial o de continuar con los servicios de educación especial en la misma categoría o en una categoría diferente. Explique a los padres que algunos estudiantes parecen capaces de asistir a un entorno de educación regular a tiempo completo. Otros estudiantes pueden asistir a clases de educación regular, pero son retirados para otros servicios como servicios de habla y lenguaje. Sin embargo, algunos estudiantes pueden continuar en clases más especializadas o autónomas. Esto les da a los padres un punto de partida para saber que se tomará una decisión en la próxima reunión y que podría ocurrir un cambio.

Discutir los posibles cambios

Es posible que los padres no sepan que sacar a un niño de la educación especial puede significar un cambio en la rutina. Los padres a menudo se olvidan y se acostumbran al servicio de autobús que se brinda a los estudiantes con servicios de educación especial. Un cambio en la elegibilidad del estudiante puede significar un cambio de horario ya que el padre puede tener que transportar al niño a la escuela y posiblemente necesite ajustar su horario de trabajo para llegar más tarde. Otro posible cambio puede ser que el niño tenga un maestro diferente, sea colocado en un salón de clases diferente en el mismo campus de la escuela o sea trasladado a otro campus. Estos cambios pueden tener un gran impacto en las rutinas y los horarios familiares, por lo que es posible que sea necesario realizar ajustes a medida que ocurra el cambio.

Discutir los cambios en el nivel de soporte

Algunos padres pueden tener preocupaciones de que si el estudiante es retirado de los servicios de educación especial, se le quitará todo el apoyo al estudiante y luego el estudiante puede reprobar o comenzar a obtener malas calificaciones. A veces, los padres necesitarán apoyo y seguridad de que esta decisión se toma después de ver la información de las pruebas del estudiante, los registros escolares y el rendimiento académico actual. También se pueden plantear nuevamente las preocupaciones de los padres con respecto a la educación de un estudiante y estas inquietudes se pueden discutir a lo largo de la educación del estudiante si es necesario hacer ajustes en el futuro o las áreas de preocupación deben revisarse.

Discutir las preocupaciones sobre la pérdida de servicios comunitarios

A los padres a veces les preocupa que este cambio en la escuela provoque la interrupción de todos los demás servicios comunitarios. Por ejemplo, si un estudiante joven sale de los servicios de habla y lenguaje en la escuela, el padre puede preocuparse de que el niño pierda los servicios comunitarios y no pueda salir de los servicios de habla del distrito o del hogar. Es importante que los padres sepan que cada programa de servicio comunitario tiene sus propias pautas y políticas sobre quién recibe los servicios o cuándo se pueden proporcionar los servicios a un niño.

Finalmente, muchas discusiones entre los padres y el personal de la escuela pueden ayudar a que el proceso de salida sea una transición más fluida para los estudiantes que necesitarán el apoyo de sus familias.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat