Educación cristiana versus educación secular: ¿cuál es mejor?

A veces, Christian se enfrenta a una decisión sobre qué tipo de educación seguir para ellos y / o sus familias. La elección que examinaremos es entre escuelas cristianas y escuelas seculares. ¿Es uno mejor que el otro? La respuesta no se encuentra necesariamente en comparar la calidad de la educación, sino en los sistemas de creencias que son la base de cada uno. Examinaremos ambos tipos de educación en lo que respecta a la creencia en Dios y su uso de los hechos.

Diferencia 1: Creencia en Dios

En general, la educación secular se basa en la suposición de que Dios no existe; o si hay un Dios, entonces ese Dios no tiene un impacto real o relevancia para la vida diaria. El estudio secular de la ciencia, por ejemplo, asume que todo «simplemente sucede» como resultado de leyes e interacciones naturales. Un evento desencadena otro, pero (se afirma) no hay un planificador y / o poder definitivo que guíe el proceso.

En contraste, la educación cristiana asume que Dios es, que Jesucristo es Dios encarnado, que «todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho» (Juan 1: 3). La educación cristiana se basa además en la firme convicción de que Dios continúa guiando los acontecimientos «en el cielo y en la tierra» según su plan perfecto «, porque el que viene a Dios debe creer que lo es, y que recompensa a los que lo han hecho. Búscalo diligentemente «(Hebreos 11: 6 (b) KJV).

Diferencia 2: Uso de los hechos

En la educación cristiana, los hechos empíricos y probados son hechos. Las ecuaciones matemáticas, por ejemplo, son exactamente iguales. Hay diferencias y la educación cristiana no las esconde. Durante el siglo pasado, algunos temas se han «editado» en gran medida para reflejar un punto de vista secular. La historia y algunas ramas de la ciencia han sufrido un informe sesgado de «hechos», que incluye ocultar o ignorar algunos detalles y sesgar la perspectiva desde la que se ven otros. La perspectiva sesgada ha alterado y / o distorsionado la interpretación de algunas pruebas. La verdadera educación cristiana rechaza tales distorsiones.

El dilema

La ética y la moralidad representan un extremo de estas distorsiones. Al rechazar la máxima autoridad del Creador, los adherentes a la perspectiva secular se quedan sin un fundamento absoluto del bien y del mal. Los estándares se vuelven fluidos, de modo que «lo que es adecuado para mí» puede ser diferente de «lo que es adecuado para usted».

Cuando la Iglesia acepta las normas del mundo secular, se queda con confusión e inestabilidad. Considere la siguiente ilustración de este dilema. Durante varios años, encuestadores respetados han informado que la manifestación de la ética y la moral no difiere significativamente entre los individuos que se clasifican a sí mismos como «cristianos» y los que se describen a sí mismos como «no religiosos». Específicamente, los encuestadores informan que las prácticas sexuales de los dos grupos han demostrado ser básicamente las mismas. Aunque un estilo de vida permisivo se ha vuelto común, la fe cristiana históricamente ha abrazado estrictos estándares bíblicos de pureza sexual y monogamia.

La verdadera educación cristiana busca proporcionar una comprensión superior de todas las facetas del conocimiento, anclada firmemente en el fundamento que nuestro Creador ha proporcionado en su Palabra inspirada. Se podría concluir que, para los cristianos, una educación escolar cristiana podría mantenerlos arraigados en su fe en Dios. También podría protegerlos de las versiones sesgadas y alteradas de los hechos empíricos que a veces se asocian con la educación secular. La decisión no debe tomarse a la ligera, sino con consideración en oración.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat