Educación especial y la importancia de la colaboración

Colaboración significa trabajar con un individuo o un grupo de individuos para lograr un objetivo común. Su importancia es más visible en la educación. Todos los días, los maestros trabajan junto con sus compañeros, consejeros escolares y otro personal para el éxito de cada estudiante. Y cuando se trata de educación especial, la colaboración se convierte en lo más importante para un maestro.

Un maestro de educación especial debe colaborar con los administradores de la escuela, los maestros de educación general, los terapeutas escolares, los psicólogos y los padres y tutores. Los estudiantes con discapacidad leve ahora se han incluido en la enseñanza regular en el aula, de acuerdo con las disposiciones de la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (IDEA). Esto ha llevado a que los maestros de educación general y especial trabajen juntos, a menudo con la ayuda de las mejores aplicaciones educativas divertidas. El papel del educador en un aula general, implica enseñar el plan de estudios y evaluar y evaluar a los niños especiales. Es importante que el educador incorpore un conjunto de habilidades personales para mejorar el aprendizaje de los estudiantes. Las habilidades tanto del maestro general como del educador especial deben unirse para ayudar al estudiante.

Un educador especial tiene que trabajar en estrecha colaboración con la dirección de la escuela. Es una parte vital del trabajo. Trabajar con la gerencia ayudará al maestro especial a seguir las leyes y procedimientos necesarios, trabajar con el plan de educación individualizado (IEP) y asegurarse de que los niños especiales se acomoden en el aula correspondiente. Siempre es importante forjar una relación sólida con estas personas para garantizar el éxito de un estudiante especial.

Trabajar con los padres es un gran desafío para todos los maestros de educación especial. Es importante establecer un contacto fuerte y regular. Es una buena idea permitir que los padres vengan y se ofrezcan como voluntarios en el aula, para que tanto el educador como los padres puedan ayudar a los niños. Un niño especial obviamente puede relacionarse más con un padre. Si los padres explican el uso de las mejores aplicaciones educativas divertidas para los niños, es probable que sea más creíble para los niños.

Trabajar con terapeutas y psicólogos escolares es otra colaboración clave de un educador especial. Un terapeuta puede informar al educador sobre las limitaciones de un niño especial. Incluso puede recomendar las mejores aplicaciones educativas divertidas para niños para que los niños especiales adquieran habilidades sociales más rápido. El educador, por su parte, puede actualizar al terapeuta sobre cómo está progresando un niño. El terapeuta también es responsable del diagnóstico de un niño especial.

El trabajo del psicólogo escolar también es muy similar. Ellos también examinan a los niños en busca de discapacidades y se aseguran de que se siga correctamente el IEP.

La colaboración es una parte importante del trabajo de un educador especial, sin importar en qué parte de la educación escolar esté involucrado. Ya sea trabajando con la administración de la escuela, otros maestros, padres, tutores, consejeros o terapeutas, un educador especial tiene que trabajar como parte de un equipo para el mejoramiento de los niños especiales. Las necesidades de un niño especial son muy diferentes de las de un neurotípico. Además, cada niño es diferente. Las mejores aplicaciones educativas divertidas pueden mantener al niño involucrado además de impartir importantes habilidades sociales.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat