El peculiar camino de Pioneer 10 a través del espacio plantea un misterio convincente para los físicos

El 2 de marzo de 1972, un agradable jueves en la península húmeda de Cabo Cañaveral de Florida, un cohete Atlas-Centaur de la NASA despegó con una carga útil de 570 libras llamada Pioneer 10. Pioneer era una sonda espacial diseñada para cruzar el cinturón de asteroides y realizar una «mosca -por «de Júpiter y los gigantes gaseosos exteriores para estudiarlos. Durante los siguientes diez años, Pioneer envió informes asombrosos desde los confines del sistema solar, llevando a cabo su misión con gran éxito.

Luego, en lugar de quedarse en silencio como se esperaba, Pioneer siguió enviando señales a la Tierra. Su diminuto generador nuclear siguió generando los 70 vatios de potencia necesarios para mantener un enlace de radio con el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, y esto continuó durante décadas más de lo que nadie creía posible. La comunicación se mantuvo a diario hasta el 23 de enero de 2003, más de treinta años después del inicio de la misión. Para entonces, la sonda estaba al doble de la distancia del sol que Neptuno y Plutón, y Pioneer se había convertido en el primer objeto hecho por las manos del hombre en abandonar para siempre las garras de la gravedad del sol.

La historia de Pioneer habría sido un capítulo importante en la historia de la ciencia si hubiera terminado allí, pero no fue así. La física experimental está llena de ejemplos de proyectos científicos diseñados para estudiar un fenómeno pero que revelan verdades inesperadas sobre algo completamente distinto, y la pieza realmente interesante de la historia de Pioneer 10 es una de ellas. Aunque había llevado a cabo su exploración robótica de Júpiter y Saturno con habilidad y perseverancia mucho más allá del llamado del deber (si uno puede aplicar ese lenguaje a un robot), para cuando estaba pasando los límites externos del sistema planetario, estaba claro para la NASA que estaba a cientos de miles de millas de donde los programas de rastreo por computadora decían que debería estar. ¿Cómo fue eso posible?

La forma en que se mueven los objetos en el espacio, ya sean planetas del tamaño de Júpiter o naves diminutas como Pioneer, se rige por conocidas leyes de la física que brindan respuestas precisas sobre la ubicación que se pueden medir en centímetros, incluso en la escala del sol. sistema. Que Pioneer estuviera a cientos de miles de millas de su rumbo simplemente no era posible. No importa cómo se abordara, el problema simplemente no desaparecería, y pronto quedó claro que algo realmente extraño estaba sucediendo. Los científicos de la NASA le dieron un nombre a esta peculiaridad de Pioneer; lo llamaron «La anomalía».

«Los detectives pioneros: ¿Una nave espacial distante demostró que Einstein y Newton estaban equivocados?» un «Kindle Single» recientemente publicado por Konstantin Kakaes, un talentoso periodista y escritor que estudió física como estudiante en Harvard, explora las tentadoras pistas que los científicos descubrieron al tratar de explicar la desviación del curso de Pioneer. Cuanto más cavaban, menos parecían comprender. Inmersos en los registros de seguimiento diarios de la sonda espacial de 30 años, empezaron a surgir preguntas alarmantes y quizás revolucionarias: ¿Era el rumbo errante de la nave una prueba de alguna alteración nueva y desconocida en las leyes fundamentales de la física?

Una nave espacial ligeramente desviada puede parecer un tema poco probable para las especulaciones profundas sobre la naturaleza fundamental del universo, pero las soluciones obvias a la desviación de vuelo de Pioneer no se dieron a conocer. Sin embargo, se trataba de una cuestión de física de «letra negra», y los errores de este tipo y de esta magnitud simplemente no pueden ocurrir.

¿Cuál podría ser la causa de «La anomalía»? Los detectives de la NASA no parecían estar de acuerdo, aunque la lista de posibles culpables era larga y aterradora: ¿materia oscura? ¿Gravedad tensorial-vectorial-escalar? ¿Colisiones con gravitones? ¿Un error fundamental en las ecuaciones de Einstein?

Lo único claro acerca de las preguntas planteadas por Pioneer y «The Anomaly» era que los descubrimientos potencialmente innovadores estaban a la vista para aquellos lo suficientemente valientes e inteligentes como para abordarlos con éxito. Este es un territorio que los jóvenes científicos denominan «nueva física», una tierra sin cartografiar donde a veces también se encuentran nuevos premios Nobel.

Con una prosa clara y nítida, libre de lenguaje técnico, el escritor científico y exjefe de la oficina de «The Economist» en la Ciudad de México, Konstantin Kakaes, nos brinda una historia de detectives científica escalofriante, que rastrea los procesos mentales y el trabajo de aquellos comprometidos con desenredar este alto. -Se pone en juego el enigma de la ciencia. Kakaes se basa en extensas entrevistas e investigaciones de archivo, siguiendo la historia desde el descubrimiento inicial de «The Anomaly» a través de décadas de investigación incansable, hasta su conclusión final. «The Pioneer Detectives» es un relato fascinante y definitivo, no solo de la Anomalía Pioneer, sino también de cómo se crea y deshace el conocimiento científico, y los científicos a veces arriesgan su reputación y sus medios de vida en busca de verdades cósmicas.

Esta fue una gran lectura que me tuvo despierto hasta muy tarde por la noche. Muy recomendable.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat