El propósito de la educación: crear ciudadanos responsables y productivos

«Todo el arte de enseñar es sólo el arte de despertar la curiosidad natural de las mentes jóvenes con el fin de satisfacerla después». – Anatole Francia

El propósito de la educación es crear ciudadanos responsables, productivos y que contribuyan socialmente, personas que puedan mantener a sus propias familias y contribuir a sus comunidades. Como dice Toffler, la educación en el siglo XXI debería permitir que las personas aprendan, desaprendan y vuelvan a aprender. Pero no estoy seguro de que nuestras escuelas y universidades estén comprometidas con esto.

La educación es uno de los esfuerzos humanos menos científicos. Te va bien en la escuela para ingresar a una buena universidad y obtener un buen título. Se supone que un buen título es un pasaporte para un buen trabajo. Según sus calificaciones educativas, puede ascender a una posición razonablemente alta sin tener que demostrar ninguna habilidad excepcional.

Sin embargo, más allá de eso, es posible que tenga problemas. No existe un vínculo establecido entre su desempeño en la escuela y su desempeño en el trabajo. Aún más importante, no existe un vínculo entre su desempeño en el trabajo y su desempeño en la vida.

Para ser fiel a su propósito, la educación debe ayudar al niño a desarrollar tres capacidades fundamentales:

1. Descubrir, desarrollar y evolucionar continuamente una visión para convertirse en un miembro útil de la sociedad:

Muchos de nosotros tenemos una ventaja: nuestros padres visualizan nuestro futuro, lo que nos impulsa a trabajar para lograr esta visión. Sin embargo, esto no es tan común entre los pobres. El sistema educativo tiene que intervenir para ayudar a todos a crear esta visión, y para construir incluso la confianza del niño pobre para perseguir la visión.

Balaji Sampath, que dirige Eureka Child, una ONG comprometida con la mejora de la alfabetización y la capacidad matemática en las escuelas públicas, nos contó una historia conmovedora en este contexto. Al regresar de los EE. UU. Para hacer algo significativo en educación, se sumergió en los problemas locales y pasó unos meses en un pueblo. Estaba en el aula de un pueblo cuando un niño le preguntó a la maestra si era posible viajar a la luna. «Tú y yo no podemos volar a la luna», respondió el maestro. «Pero los científicos de Estados Unidos pueden …» Debemos dejar de robar metas y sueños a nuestros hijos.

2. Comprenda que las preguntas son más importantes que las respuestas:

Nuestro sistema educativo pone un énfasis indebido en proporcionar respuestas, a menudo a preguntas que los niños no tienen. En otras palabras, con demasiada frecuencia enseñamos a los niños conceptos sin contexto; necesitamos mostrarles por qué el aprendizaje es importante. Necesitamos enfocarnos en despertar la curiosidad natural de los niños y enseñarles a amar el aprendizaje. Una buena forma de hacer esto es colocar a los niños en experiencias naturales o en juegos donde puedan hacer preguntas. En estos entornos, el aprendizaje es inmediato y sólido. El aprendizaje puede ser un proceso de descubrimiento estructurado, que ofrece a los estudiantes resultados de aprendizaje variados, al igual que nuestras situaciones y decisiones más adelante en la vida ofrecen diferentes resultados.

Por ejemplo, una ONG en Mumbai fue a las escuelas con un experimento para enseñar a los estudiantes sobre la conservación del agua. Los alumnos midieron la cantidad de agua consumida mientras se cepillaban los dientes con el grifo abierto y luego nuevamente con el grifo cerrado. Imagínese, si todos aprendemos este tipo de lección en la escuela, cómo podemos aplicar los principios a tantos otros aspectos de nuestro hogar y trabajo más adelante en la vida.

3. Aprender a aprender:

El mundo está evolucionando demasiado rápido para que las escuelas y universidades lo sigan. Lo que se enseña es inadecuado y obsoleto, o lo estará pronto. Es importante que se anime a los niños a descubrir las respuestas por sí mismos, a través de Internet, a través de la experimentación y teniendo acceso a expertos en la vanguardia de cada campo.

Es importante que los estudiantes aprendan el método científico:

(a) crear una hipótesis basada en observaciones,

(b) diseñar y realizar experimentos para probar o refutar estas hipótesis y

(c) llegar a conclusiones reconociendo que las conclusiones podrían cambiar con información adicional.

Con el nivel de conocimiento disponible en el mundo actual, también es importante juzgar qué aprender, cómo y cuándo es necesario aprenderlo. Necesitamos enseñar a los niños cuándo confiar en sus propios juicios y cuándo confiar en la experiencia de los demás. Nuestros hijos deben aprender que incluso cuando subcontratas el esfuerzo, sigues siendo responsable del resultado.

¿Qué piensas? ¿Está de acuerdo con estas ideas sobre las capacidades críticas que necesitan nuestros niños? ¿Nuestro sistema educativo está abordando esto? Comparta sus pensamientos y experiencias con todos nosotros.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat