Empresas con fines de lucro frente a empresas sin fines de lucro: ¿Dónde puedo lograr el mayor impacto?

Todos anhelamos marcar la diferencia en el mundo. Pero si bien hay muchas formas a través de las cuales se puede lograr un cambio positivo, las personas que buscan impactar el mundo a gran escala no tienen otra opción que ser lo suficientemente atrevidas para establecer una organización a través de la cual puedan asegurar un impacto duradero. Cuando se trata de eso, la elección a menudo se reduce a una entre una organización sin fines de lucro y una con fines de lucro.

La diferencia más subyacente entre las empresas con fines de lucro y las sin fines de lucro es la razón por la que se establecen. El objetivo principal de un modelo de negocio con ánimo de lucro es la obtención de beneficios. Para las organizaciones sin fines de lucro, el objetivo es ayudar a la comunidad. Sin embargo, con el tiempo, la diferencia entre los dos se ha vuelto borrosa. De hecho, la línea entre ellos se ha vuelto tan borrosa que uno podría ayudar a los menos afortunados de cualquier manera y aún así encontrar satisfacción en lo que hacen.

El auge de las entidades comerciales caritativas con fines de lucro ha hecho que las organizaciones y los líderes se den cuenta de que pueden abordar los problemas sociales y desarrollar comunidades sin necesidad de ser una empresa sin fines de lucro. No obstante, cada uno de estos modelos tiene sus méritos y desventajas. El argumento a favor de la estructura con fines de lucro es que es autosostenible, ya que los emprendedores sociales pueden generar sus propios ingresos y no tienen que depender principalmente de otros para obtener fondos.

Más aún, como empresa con fines de lucro, puede generar tantos ingresos como desee. No hay límites en la cantidad de ingresos que puede generar proporcionando bienes y servicios. A veces, obtener más fondos es tan fácil como hacer que las personas compren acciones de su organización.

Sin embargo, a pesar de todos los beneficios que ofrece, el modelo de negocio con fines de lucro es limitado en ciertos aspectos. Primero, debe pagar impuestos. En segundo lugar, ser una empresa con fines de lucro lo descalifica para recibir subvenciones de fundaciones y del gobierno. Las organizaciones sin fines de lucro, por otro lado, son elegibles para subvenciones y pueden estar exentas del pago de impuestos.

Sin embargo, si decide operar como una organización sin fines de lucro, el inconveniente es que no podrá realizar inversiones de capital. Además, su capacidad para generar ingresos se vuelve limitada, ya que solo puede vender productos o servicios que estén vinculados al propósito por el cual su organización recibe la desgravación fiscal. De lo contrario, se le cobrarán impuestos. Si la cantidad obtenida por la venta del artículo no conectado es sustancial, puede perder sus privilegios fiscales por completo.

Al final, su capacidad para tener un impacto en el mundo o ampliar los límites de lo aceptado puede verse limitada por la cantidad de dinero que puede recaudar. Sin los fondos para impulsar el plan, su deseo sigue siendo un mero deseo. Entonces, antes de conformarse con cualquier modelo, es esencial preguntarse, «¿dónde puedo recaudar la mayor cantidad de fondos?»

Sin suficiente dinero, su capacidad para prevenir enfermedades, reducir la delincuencia, el calentamiento global o poner fin a una crisis de refugiados será limitada. Si opta por la estructura sin fines de lucro, deberá comprender la gran cantidad de esfuerzos que requiere para atraer y retener donantes. Si puede pensar en un producto o servicio relacionado que sea comercializable, aún mejor.

De manera similar, su éxito como empresa con fines de lucro depende de su capacidad para presentar un producto atractivo que se venda con un margen que le permita obtener suficientes ganancias para aliviar el sufrimiento humano.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat