HAITÍ – Criollo, alfabetización y educación

La cuestión de qué idioma o idiomas utilizar en la educación de los niños de Haití y en los programas de alfabetización de adultos, que son organizados tanto por el gobierno como por organizaciones voluntarias en Haití, ha generado un gran debate entre los educadores y el público haitiano en general. En Haití se hablan dos idiomas, criollo y francés. El criollo es el idioma más hablado universalmente en Haití y representa más del noventa por ciento de los hablantes nativos monolingües; Considerando que el idioma francés ha disfrutado durante los dos últimos siglos de un lugar de honor como el único medio oficial del país para las transacciones comerciales y gubernamentales, así como el idioma de la educación. Para comprender la posición de las distintas partes en este debate, debemos remontarnos a la evolución del lenguaje y la educación en Haití desde su independencia de Francia el 1 de enero de 1804.

Haití posterior a la independencia Haití se transformó de una colonia de esclavos de Francia a una entidad autónoma e independiente de pleno derecho a través de la lucha armada sostenida y la guerra entre los propietarios de esclavos franceses y sus compañeros africanos esclavizados. La guerra revolucionaria fue larga, amarga, pero sostenida por la sombría determinación de los africanos esclavizados de romper el yugo de la esclavitud francesa de sus cuellos o morir en el intento. Cuando los franceses blancos fueron finalmente expulsados ??de Haití, su idioma siguió siendo el medio de comunicación oficial en todas las transacciones gubernamentales y comerciales. El lugar de preeminencia e influencia que dejaron los franceses salientes fue tomado por sus hijos mulatos, quienes luego ocuparon la clase alta de élite de la emergente sociedad haitiana.

La posición única de los mulatos mitad franceses y mitad africanos, como herederos de sus padres franceses que partieron, les dio la influencia económica y política para tomar las decisiones en todos los aspectos de la vida pública y educativa haitiana. Esto lo hicieron consolidando el uso continuo del idioma francés en todos los asuntos oficiales del gobierno, así como haciendo del francés el único idioma de instrucción educativa. La gran mayoría de los haitianos no podía hablar ni escribir en francés. Esta mayoría estaba formada principalmente por afrohaitianos, que no tenían educación y, por lo tanto, no podían contribuir de ninguna manera al discurso nacional; mientras que constituían más del noventa por ciento de la población total de Haití. Los afrohaitianos solo hablaban criollo, que hasta hace poco no era reconocido como idioma oficial en Haití.

Haití moderno La situación de las cosas continuó así durante más de cien años. El escaso progreso logrado por un número bastante reducido de afrohaitianos que se educaron no tuvo ningún efecto sobre el estatus dominante y la posición de la lengua francesa en los asuntos nacionales haitianos. En cambio, por lo que equivaldría a un giro bastante irónico de los acontecimientos, estos afrohaitianos, que habían pasado de su condición humilde en el campesinado rural, a través de la clase baja urbana, a la clase media urbana, estaban más interesados ??en afianzar sus posiciones que en cambiando las cosas para mejor para sus compañeros hermanos y hermanas marginados en las clases bajas de la sociedad haitiana.

Estos afrohaitianos de clase media se comportaron como los típicos escaladores sociales en busca de estatus, que creían que el idioma francés era su pasaporte para impulsar su movimiento ascendente en la sociedad haitiana. Por lo tanto, se unieron a los mulatos haitianos de la élite de la clase alta para frustrar cualquier intento de cambiar el status quo. Para complicar aún más los temas para la promoción del criollo en un idioma nacional y un medio de instrucción en las escuelas, algunos miembros de la clase campesina sintieron que era mejor que sus hijos aprendieran en francés, para que pudieran escapar de la trampa de la pobreza. del campesinado rural haitiano. Incluso los gobiernos haitianos del pasado que afirmaban representar los intereses de las masas han dudado en dar un estatus legal igual a los criollos y franceses, a fin de no pisar los poderosos pies de los mulatos de élite de la clase alta.

Por tanto, el idioma criollo siguió siendo un medio de comunicación informal durante más de ciento setenta años. Fue solo a fines de la década de 1970 que el gobierno aprobó el uso del criollo en la educación. La implementación de la aprobación del gobierno no se llevó a cabo con entusiasmo. Todavía en la década de 1980, todavía existían algunas dudas sobre si el criollo debería usarse en las escuelas primarias. En 1987, se produjo un gran avance con la inclusión del creole en la Constitución Nacional de Haití, como lengua co-nacional de Haití junto con el francés. La puerta estaba ahora abierta para la integración de la lengua criolla más popular en el sistema educativo escolar.

Sin embargo, tanto el gobierno como las organizaciones no gubernamentales aún deben hacer mucho para llevar realmente el idioma criollo al lugar que le corresponde como el auténtico idioma nacional de Haití. Como primer paso urgente, la estandarización de la ortografía criolla debe ser perseguida con vigor por los lingüistas del mundo académico y todos aquellos interesados ??en su progreso, más allá de un mero apéndice glorificado del francés. El Instituto Pedagógico Nacional (Institut Pédagogique Nacional – IPN) ha tomado la iniciativa de desarrollar una ortografía de la lengua criolla que incluye elementos de los dos sistemas anteriormente en uso. En las áreas de literatura popular, los libros y revistas deben producirse en criollo a un ritmo más rápido que el disponible en este momento. Los medios impresos y electrónicos han tomado medidas provisionales para popularizar la literatura criolla, pero queda mucho por hacer.

El gobierno de Haití debe tomar más en serio la implementación de las partes relevantes de la Constitución Nacional Haitiana de 1987. Todos los aspectos de la vida nacional de Haití necesitan sentir la presencia de la lengua criolla, como medio de transacciones oficiales. Se necesita hacer mucho trabajo urgentemente en el desarrollo curricular en todos los niveles de la educación de Haití, utilizando el criollo como medio de dicho desarrollo. Asimismo, deberían establecerse programas de alfabetización de adultos para mejorar el nivel de alfabetización de los campesinos rurales y las clases bajas urbanas de Haití. Es de destacar que algunos grupos eclesiásticos han tomado el toro por el cuerno, publicando alguna literatura religiosa en lengua criolla. El popular mensual Bon Nouvel, publicado por un grupo católico romano, es una de esas publicaciones. La mitad del Nuevo Testamento de La Santa Biblia también se ha publicado en criollo gracias a los esfuerzos de un grupo de iglesias protestantes.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat