Internet de las cosas, inteligencia artificial y robótica

[ad_1]

Nada va a cambiar más la forma en que vivimos nuestras vidas que Internet de las cosas, la inteligencia artificial y la robótica. Si bien estas tecnologías harán la vida mucho más fácil y las empresas serán más eficientes y rentables, también hay una gran contracara. Esto tiene que ver con las perspectivas de empleo y, si se cree que algunos científicos prominentes, las máquinas artificialmente inteligentes podrían algún día volverse contra sus creadores y destruir a toda la humanidad.

Se espera que Internet de las cosas conecte personas, datos, procesos y dispositivos a una escala gigantesca para finales de la década: la friolera de 50 mil millones de conexiones. Antes de que uno comience a preocuparse por las perspectivas de que la humanidad corra el riesgo de que las máquinas se apoderen de ellas, es necesario averiguar cómo se aprovechan de manera óptima las oportunidades que ofrece Internet de las cosas, lo que en sí mismo requerirá algo de acción.

La mayor amenaza existencial para nosotros no vendrá de los escenarios de películas de ciencia ficción donde las máquinas y robots artificialmente inteligentes se rebelarán contra los humanos, sino por la vulnerabilidad de seguridad que esta convergencia a gran escala podría dar lugar. Un sistema menos que perfectamente diseñado podría, por ejemplo, impactar en toda la red y tener consecuencias desastrosas a una escala sin precedentes.

Teniendo en cuenta que la inteligencia artificial real se encuentra actualmente en una etapa infantil, es bastante tonto inclinarse en los molinos de viento cuando nos preocupamos por el peligro que representa para los humanos. Aprendamos a aprovechar plenamente los beneficios que nos brindan Internet de las cosas, algo de inteligencia artificial rudimentaria y tecnologías robóticas en evolución inteligente. Cuando llegue el momento, nosotros mismos encontraremos la solución a cualquier amenaza potencial en el futuro. Nosotros siempre tenemos. La revolución industrial, cuando se produjo en el siglo XVIII, provocó un terror y una inquietud similares, pero las cosas resultaron más o menos bien al final. Hubo consecuencias sociales y económicas realmente graves de esa revolución que hubo que superar antes de que las cosas se calmaran.

Mientras tanto, debemos preparar a nuestros jóvenes para manejar estas tecnologías emergentes, ya que esto les ayudará a encontrar empleo en los tiempos venideros. Por supuesto, habrá pérdidas de puestos de trabajo para algunos debido al aumento de la automatización general, pero habrá muchas otras oportunidades para aquellos que anticipen y se preparen para el cambio de paradigma en la forma en que las empresas y la organización conducirán sus asuntos en los tiempos venideros. . Estamos entrando en tiempos muy interesantes.

[ad_2]

Source by Vipin Labroo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat