La educación superior debe estar a la altura de los desafíos y oportunidades que presenta COVID-19

Una cosa que todos hemos comenzado a apreciar desde la llegada de la pandemia del coronavirus ha sido la importancia de los científicos y quienes los apoyan. Está claro para el mundo que hasta que no haya una vacuna no hay posibilidades reales de controlar la situación. Los gobiernos se han esforzado por luchar con la necesidad de minimizar el riesgo y las muertes, y el distanciamiento social se ha convertido en un aspecto clave de esos esfuerzos. Se está progresando, pero a menudo es irregular y desigual, y siempre existe el peligro siempre presente de nuevos picos de infección si nos calmamos demasiado rápido o simplemente reanudamos la vida como solía ser antes de la llegada del COVID-19. La realidad es que las formas de comportamiento, de interacción y de hacer negocios necesitan cambiar y ya hay indicios de que está emergiendo una nueva normalidad, que se basa en la necesidad de ser cautelosos, vigilantes y conscientes de que cualquiera puede captar la enfermedad, y que cualquiera puede contagiarla. Sin embargo, a pesar de todo eso, existe una necesidad imperiosa de intentar volver a alguna forma de normalidad, teniendo en cuenta el hecho de que la enfermedad sigue siendo un peligro muy real.

Un sector que se ha visto gravemente afectado por el coronavirus ha sido el de la educación superior. Se han cerrado universidades y colegios, se ha dejado al personal académico y de apoyo temiendo por su futuro, se han interrumpido los estudios de los estudiantes y se han cancelado o pospuesto los exámenes de forma indefinida. Es como si se hubiera presionado el botón de pausa en todo el sector y, sin embargo, este es el mismo sector que proporciona a esos científicos y otros que abordarán crisis futuras. Al observar el sector de la educación superior, pronto se hace evidente que la parálisis actual no tiene por qué existir, con un poco de imaginación, y algunos conocimientos técnicos pueden continuar aprendiendo. Concedido, la enseñanza tradicional presencial a la que todos estamos acostumbrados no puede seguir adelante en la actualidad, pero varias plataformas tecnológicas hacen que académicos y estudiantes puedan interactuar de manera controlada y profesional. Ya cientos de instituciones en todo el mundo se han dado cuenta de que pueden justificar su existencia llevando a cabo la enseñanza en línea, y el personal encuentra el proceso como una revelación. Naturalmente, ha habido algunos fallos técnicos y problemas iniciales, pero una vez que se han resuelto, todos los interesados ??parecen sentir que el proceso es beneficioso y, lo que es más, saben que el aprendizaje se mantiene y avanza.

Entonces, ¿cuáles son los desafíos para tal proceso en Bangladesh? Bueno, uno de los mayores obstáculos a superar es el psicológico con respecto a la resistencia al cambio. Algunos académicos y muchos miembros de los equipos de liderazgo y gestión no son particularmente conocedores de la tecnología y no comprenden por completo cómo podrían funcionar las plataformas de aprendizaje en línea. Hay ansiedades comprensibles sobre la necesidad de capacitación y el desarrollo y disponibilidad de recursos de aprendizaje adecuados. Dichos procesos requieren un compromiso total, y eso significa que el personal reflexiona sobre qué material está disponible y cómo se desarrollan las lecciones o unidades junto con los objetivos de aprendizaje y las tareas de evaluación. Muchos miembros del personal tienen poca o ninguna experiencia en este tipo de aprendizaje y, por lo tanto, temen verse expuestos a ese proceso. Todos deben participar en algún aprendizaje heurístico: aprender haciendo, y la ambivalencia u hostilidad de las horas extraordinarias hacia dicho aprendizaje se evapora, y a menudo se puede encontrar que es una experiencia iterativa. Además, las instituciones están descubriendo que pueden desarrollar unidades y cursos que se pueden ofrecer fácilmente a los estudiantes que, por alguna razón, prefieren la educación a distancia. Con la planificación y la supervisión adecuada y los controles y equilibrios, y por supuesto las salvaguardias en torno a la privacidad, etc., existe la posibilidad de aprovechar una forma de aprendizaje que está experimentando un crecimiento exponencial en gran parte del mundo.

Para que dicho aprendizaje sea eficaz en Bangladesh, es fundamental que todos los estudiantes tengan acceso a las plataformas de aprendizaje, y esto bien podría significar que las tabletas y otros dispositivos se conviertan en una herramienta de aprendizaje estándar, que se entrega a todos los estudiantes y, si es necesario, se integra en el Estructura de cargos. En lugar de ver esta tecnología como un costo, debe verse como un activo, uno que ayuda a facilitar y optimizar el aprendizaje. Es vital que la conectividad a Internet se mejore y se consolide, algo que es parte integral de la economía nacional. Entonces, con esto en mente, hay algunas preguntas que deben hacerse a todas y cada una de las instituciones de ES:

1) ¿Qué aprendizaje está disponible en línea?

2) ¿Qué planes están en marcha para desarrollar el aprendizaje en línea?

3) ¿Con qué frecuencia se capacita al personal para apoyar la introducción de la enseñanza en línea?

4) ¿Qué fondos se han presupuestado para el desarrollo del aprendizaje en línea? ¿Si no, porque no?

5) ¿Qué se está haciendo para garantizar que todos los estudiantes puedan acceder a la plataforma de aprendizaje en línea?

6) ¿Qué lecciones se están aprendiendo de lo que se está haciendo a nivel internacional?

7) ¿Quiénes son los agentes de cambio del aprendizaje en línea en la institución y están recibiendo el apoyo adecuado?

8) ¿Cuáles son las principales preocupaciones sobre el aprendizaje en línea y cómo podrían abordarse?

9) ¿Se está consultando a varias partes interesadas para garantizar que el sistema funcione de manera eficiente y eficaz?

10) ¿Qué mecanismos existen para proteger los sistemas de TI de virus y piratas informáticos?

11) ¿Se podrían ahorrar tiempo y recursos al realizar más reuniones a través de plataformas de reuniones en línea?

12) ¿Cómo se reconoce y celebra el aprendizaje en línea?

Hay oportunidades muy reales en este momento para innovar, no solo para el momento de la pandemia, sino para el futuro. Las instituciones más progresistas ya han reconocido que esta es una oportunidad de oro para aprovechar las oportunidades positivas y garantizar que el sector sea relevante y dinámico. Nadie dice que sea fácil, pero ciertamente puede ser emocionante. Cuando las personas aceptan el cambio y se les ayuda a adaptarse a él, suceden cosas extraordinarias. Ahora es el momento de aprovechar el considerable talento de TI del país para garantizar que se transforme en el campo de la educación superior y más allá. De manera silenciosa e implacable se está produciendo una revolución que ampliará todos nuestros horizontes sobre lo que puede llegar a ser el aprendizaje y, de hecho, el mundo del trabajo. Mirando más lejos notaremos que la resistencia es inútil, el cambio ya está sucediendo, es solo que la situación derivada del Corona-virus ha acelerado las cosas. Nadie debería tener ninguna duda de que habrá desafíos, pero el simple hecho es que las oportunidades los superan con creces.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat