La tecnología de brazo robótico ha mejorado rápidamente

El profesor de cibernética Kevin Warwick profesa ser el «primer Cyborg». El Proyecto Cyborg comenzó en agosto de 1998, cuando Warwick se implantó un chip de computadora en su brazo izquierdo, que luego le permitió abrir puertas, mover una mano robótica y operar una silla de ruedas electrónica. El implante también le permitió acceder a Internet en la Universidad de Columbia en Nueva York y controlar un brazo robótico en la Universidad de Reading en el Reino Unido.

Otro de los experimentos probó la comunicación telepática entre dos individuos mediante implantes. En los años 70, los investigadores sintieron que los brazos robóticos serían un activo vital para el lugar de trabajo. ¡Poco sabían que los humanos considerarían fusionarse con esta tecnología para convertirse en cyborgs sobrehumanos!

A partir de 1975, los brazos robóticos se han utilizado con fines industriales. En algunos casos, hacen el trabajo con mayor rapidez, precisión y eficacia que los trabajadores humanos. Sin embargo, en otros casos, simplemente realizan un trabajo que es demasiado monótono, peligroso o indeseable para hombres y mujeres.

En la industria automotriz estadounidense, por ejemplo, hay un brazo robótico por cada diez trabajadores. Los robots industriales levantan objetos pesados, manipulan productos químicos y pintan y ensamblan piezas. En lugar de reemplazar puestos de trabajo, el sistema robótico está destinado a liberar trabajo más creativo y satisfactorio para las personas. Después de todo, la palabra checa «robota» se traduce como «trabajo pesado».

Usando un brazo robótico modificado, el Dr. Alon Wolf y el Dr. Howie Choset han desarrollado una máquina que puede realizar cirugías mínimamente invasivas con gran precisión. La invención se llama «CardioARM» y ha sido diseñada para cirugía abdominal, cirugía de derivación cardíaca y cirugía bucal, pero también puede usarse para realizar una laparoscopía, colonoscopía y artroscopía.

El CardioARM se opera con un joystick y puede navegar a través del cuerpo hasta las áreas problemáticas. La sonda teleoperada flexible está programada para recordar rutas y puede llevar herramientas a regiones en las que los cirujanos tendrían que cortar. «Las herramientas en las salas de operaciones no son flexibles. El CardioARM es lo suficientemente flexible para anatomías remotas y difíciles de alcanzar», explica el Dr. Wolf. «El corazón es un buen ejemplo … ahora no tenemos que abrir a la persona».

La tecnología de brazos robóticos ha mejorado rápidamente en el lapso de tan solo treinta años. Pero, ¿cuál es el objetivo final de la tecnología robótica? ¿Es para construir robots que puedan funcionar como nuestros esclavos? ¿Es encontrar métodos mínimamente invasivos e infalibles para realizar una cirugía? ¿Es para tratar lesiones? ¿Es para enseñar? ¿O se convertirá en superhumanos? Hay varias formas de abordar esta ciencia, lo que hace imposible saber qué depara el futuro del desarrollo robótico.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat