Mejorar el acceso a la educación postsecundaria

Una variedad de características de la familia, la escuela y la comunidad claramente trabajan juntas para dar forma al acceso de los estudiantes a la educación postsecundaria. Nuestra investigación identificó una serie de factores, muchos de ellos interrelacionados, que actúan como barreras para que los estudiantes continúen su educación después de la escuela secundaria.

Estos factores incluyen:

– Ser de una familia en la que ni los padres ni los hermanos han ido a la universidad;
– Tener padres que no participan activamente en la escuela y en la planificación posterior a la escuela secundaria;
– Ser de una comunidad con expectativas educativas bajas, una comunidad donde la educación universitaria no se percibe como particularmente valiosa, o una comunidad donde la universidad no se percibe como asequible;
– No estar en la mejor trayectoria académica en la escuela secundaria; y
– No ahorrar para la universidad, no planificar con anticipación cómo financiar la educación postsecundaria y / o provenir de una familia con recursos limitados para la universidad.

La influencia de los padres y la familia

Sin lugar a dudas, los padres juegan un papel clave en la formación de las actitudes de los estudiantes hacia la universidad. Tienen el potencial de ser el mayor recurso para ayudar a sus hijos a prepararse para la educación postsecundaria, pero si no se involucran activamente, los padres pueden crear una barrera para la universidad.

– En las familias en las que un padre completó la universidad, es mucho más probable que los niños asistan a la universidad. No es sorprendente que los padres que terminaron la universidad por sí mismos reporten niveles de comodidad mucho más altos al ayudar a sus hijos en la planificación y financiación de la universidad que los padres que no tienen experiencia universitaria.
– La medida en que los padres han investigado las opciones de financiamiento para la universidad surgió como un factor clave en las aspiraciones universitarias de los estudiantes. Es mucho más probable que los estudiantes con altas aspiraciones informen que sus padres han tomado medidas tangibles para planificar el pago de la universidad que los estudiantes con aspiraciones moderadas o bajas.
– Los educadores señalan las bajas aspiraciones de los estudiantes como la principal barrera para la universidad. Los siguientes tres factores que los educadores ven como barreras clave para la universidad para sus estudiantes involucran a los padres: la falta de educación universitaria de los padres, la falta de participación de los padres en la planificación y la percepción de los padres de que la universidad es inalcanzable.
– Los estudiantes que tienen un hermano en la universidad tienen actitudes más positivas hacia la universidad y tienden a comenzar más temprano con la planificación universitaria.

La influencia de las trayectorias académicas

A los encuestados se les preguntó en cuál de las tres principales pistas académicas se ubicaron ellos (o sus hijos): Colocación avanzada / Honores (aproximadamente el 30% de los estudiantes), Preparación universitaria (aproximadamente el 50%) o Preparación general / vocacional (aproximadamente el 20%) . Si bien algunos educadores informaron que sus escuelas secundarias no rastrean explícitamente a los estudiantes, prácticamente todos los estudiantes y padres pudieron identificar su trayectoria académica (o la de sus hijos). Este estudio encontró diferencias dramáticas en las aspiraciones de los estudiantes, los enfoques de planificación después de la escuela secundaria, el nivel de participación de los padres y la experiencia escolar en general según su trayectoria académica.

– Los padres de los estudiantes en la preparación universitaria y, en particular, los cursos AP / Honores son defensores más firmes de la asistencia a la universidad, más proactivos y útiles en la planificación para el futuro, y es más probable que ellos mismos hayan ido a la universidad.
– Los padres con educación universitaria encuestados tenían aproximadamente tres veces más probabilidades de informar que su hijo está en una trayectoria académica AP / Honores que los padres que solo tienen un diploma de escuela secundaria. Casi ninguna familia en la que ambos padres tienen un título universitario informó que su hijo está en una trayectoria académica de preparación general / Voc.
– Los estudiantes del seguimiento de College Prep y sus padres son significativamente menos proactivos que los del seguimiento de AP / Honores en cuanto a tomar medidas concretas para la planificación y el financiamiento de la universidad.
– Los estudiantes de AP / Honores son más propensos que otros a informar que parte del tiempo de clase en la escuela se dedica a la planificación universitaria y que sus compañeros son útiles en el proceso de planificación.
– Los estudiantes de la pista de preparación general / Voc informan que su trabajo escolar los desafía menos; tienen el doble de probabilidades que los estudiantes AP / Honores de decir que la escuela no es más que un desafío. Los padres de estos estudiantes informan que sus hijos reciben niveles más bajos de apoyo y aliento por parte de los maestros.
– Los educadores y los estudiantes están de acuerdo en que las escuelas hacen un mejor trabajo preparando a los estudiantes AP / Honors y College Prep que a los estudiantes de General / Voc Prep para el éxito en el futuro.
– Los estudiantes de General / Voc Prep informan que tienen más dificultades para comenzar la planificación posterior a la escuela secundaria y encontrar información sobre la planificación universitaria que los estudiantes de las otras dos pistas. Es más probable que informen que desearían que sus padres tuvieran más tiempo para ayudar con la planificación posterior a la escuela secundaria. Es menos probable que sus padres sientan que están recibiendo buena información de planificación que los padres de los estudiantes de las otras dos vías.
– College Prep y General / Vocational Prep rastrean a los estudiantes que tienen altas aspiraciones reportan niveles más altos de apoyo y ayuda con la planificación en la escuela (por ejemplo, reuniones regulares con el consejero de orientación, tiempo de clase dedicado a la planificación, visitas al campus universitario a través de su escuela) que aquellos aspiraciones moderadas o bajas.

La disparidad entre actitudes y acciones

Los educadores ven las bajas aspiraciones de los estudiantes como la barrera número uno para la universidad, mientras que los propios estudiantes, así como sus padres, informan de grandes aspiraciones y actitudes muy positivas hacia la universidad. Nuestra investigación sugiere que esto puede explicarse en parte por la distancia entre actitudes y acciones. Si bien los estudiantes y sus padres se sienten muy positivos sobre su futuro y sus posibilidades de ir a la universidad, no siempre están dando los pasos concretos necesarios para hacer realidad este sueño.

– El 84% de los estudiantes reconoce que tiene la responsabilidad principal de su planificación futura. Sin embargo, algunos estudiantes, en particular aquellos en las áreas académicas de Preparación para la universidad y Preparación general / Voc, sienten que es difícil comenzar a pensar y planificar para la universidad.
– Las discusiones de los estudiantes sugieren que un «empujón» de las escuelas para comenzar con la planificación temprana sería útil, particularmente para aquellos estudiantes con aspiraciones bajas a moderadas.
– Los educadores informan que los estudiantes (en particular, los que se encuentran en un curso de preparación general / Voc, pero también los que están en cursos de preparación universitaria) no son proactivos en el aprovechamiento de los recursos de planificación que ofrecen las escuelas.
– Los estudiantes generalmente perciben a sus padres como muy involucrados y serviciales con la planificación futura. Pero cuando se les presenta una lista de actividades de planificación específicas, informan que la participación de los padres es algo limitada.
– Los padres también pueden sobrestimar su nivel de participación en la planificación del futuro de sus hijos. Más padres informan haber tenido discusiones familiares serias sobre planes futuros que los estudiantes o los adultos jóvenes. Los estudiantes también informan tener estas discusiones con menos frecuencia y comenzarlas más tarde en la escuela secundaria, en promedio, que los padres.
– Los educadores son menos positivos al calificar el conocimiento de los padres sobre las diferentes opciones de financiamiento universitario y el grado en que han comenzado la planificación financiera universitaria que los propios padres.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat