¿Por qué es importante la educación de cazadores?

La educación de los cazadores comenzó a fines de la década de 1950 con un enfoque muy limitado en la seguridad básica. Se concentró en temas relacionados con la conservación, el conocimiento de las armas de fuego, la seguridad, la ética y las responsabilidades. Desde su inicio, más de ¾ de un millón de jóvenes y adultos han completado el curso. Inicialmente, era voluntario, pero en 1979 se convirtió en un requisito que todos los cazadores primerizos completen con éxito el curso para poder comprar una licencia. Este requisito existe en 49 estados y todas las provincias de Canadá. La presentación de una tarjeta de educación de cazador válida de un estado permitirá la compra de una licencia o permiso en otros estados, sin embargo, puede haber requisitos educativos adicionales para la caza con tiro con arco, una pistola o equipo de avancarga.

Este curso y otras actividades de conservación corren a cargo de los deportistas. La Ley Pittman-Robertson, también denominada Ley de Ayuda Federal para la Restauración de la Vida Silvestre, se promulgó en 1937. La ley proporcionó fondos para que los estados adquirieran tierras de caza, realizaran investigaciones, administraran las poblaciones de vida silvestre y pagaran los programas de educación de cazadores mediante la imposición impuesto sobre armas de fuego y municiones.

El plan de estudios del curso incluye seguridad de armas de fuego, que incluye escopetas, rifles y pistolas. Enfatiza las cuatro reglas de seguridad primarias que se aplican a todas las armas: (1) Siempre mantenga la boca del cañón apuntando en una dirección segura, (2) Trate cada arma como si estuviera cargada, (3) Siempre esté seguro de su objetivo y más allá, y (4) Mantenga el dedo alejado del gatillo hasta que esté listo para disparar. El curso también pone un fuerte énfasis en ser un cazador responsable y en la conservación de la vida silvestre.

Estos programas educativos han hecho de la caza una de las actividades recreativas al aire libre más seguras. En Ohio, en un año típico, menos de 7 / 100,000 del 1% de los cazadores de Ohio resultan heridos con un arma o arco mientras cazan activamente. De hecho, corre un mayor riesgo mientras viaja en su vehículo hacia y desde su lugar de caza.

Hay varias formas en las que el deporte de la caza beneficia a nuestra sociedad. Primero, los derechos de licencia, los impuestos autoimpuestos y los permisos y sellos de caza financian muchas actividades de manejo de la vida silvestre. En segundo lugar, la vida silvestre se ha beneficiado de la caza regulada y la protección del hábitat, lo que resulta en más especies de vida silvestre que nunca. Y finalmente, están los beneficios para el propio cazador. Para algunos, es la soledad o el aprecio por la naturaleza, mientras que para otros puede ser un tiempo compartido con familiares o amigos. Otros pueden disfrutar del desafío que se presenta al burlar a una especie en particular.

Como se muestra en este artículo, el Curso de Educación de Cazadores no solo brinda instrucción que conduce a prácticas de caza seguras, sino que también financia la protección, el hábitat y el manejo de la vida silvestre. Proporciona a los nuevos cazadores el conocimiento para desafiar el aire libre y las habilidades para hacerlo de manera segura.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Abrir chat